escucha tu nombre


 

bear mountain, sedona

Durante años, copiando a los demás, traté de conocerme
Desde dentro no podía decidir qué hacer
Incapaz de ver, escuché mi nombre
Luego, salí afuera

Rumi

Anuncios

4 comentarios en “escucha tu nombre

  1. Cae la noche

    Cae la noche.
    El corazón desciende
    infinitos peldaños,
    enormes galerías,
    hasta encontrar la pena.
    Allí descansa, yace,
    allí, vencido,
    yace su propio ser.

    El hombre puede
    cargarlo a sus espaldas
    para ascender de nuevo
    hacia la luz penosamente:
    puede caminar para siempre,
    caminar…
    ¡Tú que puedes ¡ camina, avanza
    José Angel Valente

  2. Parece como si la tierra atrajera el cielo hacia si misma, cómo si absorbiera las nubes convirtiéndolas en cenizas una vez arrancadas del cielo.

    Se aprecia la magnitud y el poder de la naturaleza en sí. La oscuridad en primer plano y la claridad en segundo.

    Horizontes divinos…

  3. Umbrío por la pena, casi bruno,
    porque la pena tizna cuando estalla,
    donde yo no me hallo no se halla
    hombre más apenado que ninguno.

    Sobre la pena duermo solo y uno,
    pena en mi paz y pena en mi batalla,
    perro que ni me deja ni se calla,
    siempre a su dueño fiel, pero importuno.

    Cardos y penas llevo por corona,
    cardos y penas siembran sus leopardos
    y no me dejan bueno hueso alguno.

    No podrá con la pena mi persona
    rodeada de penas y de cardos:
    ¡cuánto penar para morirse uno!
    Miguel Hernandez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s